El aumento del 80 por ciento en la práctica de deportes al aire libre debido a la pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto positivo en la población, con una mejor salud y calidad de vida. El senderismo, los paseos por la ciudad, el running y el ciclismo son los deportes que más crecen. En comparación con el viernes, el domingo es el día de la semana en que la mayoría de la gente sale a hacer ejercicio y es el día menos importante de la semana. Ejercicios como correr se practican más entre semana, especialmente los martes.

No importa cuándo ni dónde, lo más valioso es dejar el sedentarismo y disfrutar del aire libre.

Estos son algunos de sus beneficios:

1- Aumenta la flexibilidad y mejora la coordinación.

Mantener la flexibilidad de nuestros músculos es muy importante, especialmente a medida que envejecemos. Después de hacer ejercicio, es fundamental estirar para permitir que los músculos se relajen.

2- Fortalecer músculos y huesos.

El ejercicio fortalece los huesos y ayuda a mantener la densidad ósea, reduciendo el riesgo de osteoporosis y osteoartritis. Mejora la circulación proporcionando más nutrientes a los huesos y promoviendo la deposición de calcio en los huesos.

3- Mejorar la calidad de vida.

Reduce la probabilidad de formación de coágulos porque aumenta el colesterol bueno y reduce los triglicéridos. También aumenta la eficiencia de los pulmones al proteger el cuerpo de enfermedades pulmonares y cardíacas.

4- Ayuda a evitar el sobrepeso.

Ayudan a mantener un peso saludable, mejorar la salud y prevenir enfermedades que pueden ser causadas por el sobrepeso.

5- Fortalecer el sistema inmunológico.

Con el ejercicio nuestras defensas se fortalecen, sobre todo si, además de entrenar al aire libre, se sigue una dieta saludable, se respeta la fase de recuperación post-ejercicio y se descansa el tiempo recomendado. Cuando permanece activo, los anticuerpos y los glóbulos blancos que combaten las infecciones se mueven más rápido y nuestro sistema inmunológico se vuelve más fuerte.

6- Reducir los niveles de estrés.

Hacer ejercicio al aire libre libera mucha energía y reduce la tensión acumulada. Además, ayudan a construir niveles más altos de confianza y autoestima entre los practicantes. El ejercicio produce endorfinas agradables, las llamadas hormonas del placer.

7- Aumenta la resistencia y la determinación.

Correr largas distancias crea una resistencia que ayuda a reducir los latidos por minuto al fortalecer los músculos del corazón y permitirles bombear más sangre por latido. Esto reduce los latidos del corazón y la fatiga, lo que le permite trabajar de manera más eficiente y prolongar la vida útil de los deportistas.

8- Estimular la creatividad.

Mejor oxigenación del cerebro y mayores niveles de producción creativa. Ejercita tu cuerpo y despierta tu mente.

9- Ayuda a dormir mejor.

El ejercicio es el mejor aliado para las personas con trastornos del sueño y puede ayudarlas a descansar mejor. Cuanto más cansados ​​estemos, más fácil será conciliar el sueño, las etapas del sueño se irán regulando gradualmente y nos sentiremos con más energía durante el día.

10- Mejora el rendimiento intelectual.

Se ha demostrado empíricamente que el ejercicio al aire libre ayuda a aumentar la cantidad de neuronas en el hipocampo, lo que da como resultado más conexiones neuronales y una mejor actividad mental. Mejorarán la capacidad de toma de decisiones, la concentración, la concentración y la memoria.

 

Ahora que conoces las innumerables ventajas de estar al aire libre, ponte las zapatillas y sal a la naturaleza. Desde Lidergrip fomentamos un ejercicio responsable y sano, y con nuestras Cold Tights podrás recuperarte cada día para que puedas ser el mejor deportista cada día.