Medias de recuperación

Muchas veces hemos oído hablar de las medias de recuperación, pero, ¿realmente sabes para lo que están diseñadas y qué beneficios pueden aportar?

¡Aquí te lo contamos todo!

 

Las medias de recuperación son un tipo de media médica que está diseñada para ayudar a mejorar el flujo sanguíneo en toda la pierna. 

 

Ayudan a prevenir la hinchazón y a aliviar la presión en las extremidades inferiores. 

 

La terapia ayuda a aliviar los síntomas después de una cirugía o lesión que se producen debido al entrenamiento o a la fatiga muscular.

 

La terapia de recuperación de este tipo de medias es un tratamiento para los trastornos venosos que se utiliza para aliviar los síntomas de la fatiga muscular para recuperar el rendimiento físico que teníamos antes. 

Las medias de recuperación son prendas que llevan los pacientes mientras descansan o duermen y que comprimen las piernas.

 

Por eso, están diseñadas para mejorar el flujo sanguíneo, evitar la hinchazón y la inflamación, prevenir edemas, aumentar la calidad de vida y favorecer la curación. Pueden llevarse durante la actividad física, así como durante los periodos de descanso de todo el día.

 

En este caso, en concreto, lo mejor son las vendas frías, que están diseñadas para acelerar la recuperación después de un entrenamiento activando los sistemas naturales del cuerpo. Con su fórmula específicamente diseñada para el rendimiento deportivo, favorece la expansión del flujo sanguíneo y despierta los músculos relajando la zona del dolor.

 

Y por eso en LiderGrip sabemos lo que necesitas, las Cold Tights.

COLD TIGHTS

Las mallas Cold Tights te permiten recuperarte más rápidamente después del ejercicio gracias a su tecnología de efecto refrigerante. Con sus características únicas de aumentar el flujo sanguíneo a los músculos, este vendaje reduce el tiempo de recuperación necesario para curar el tejido muscular.

Las Cold Tights son recomendadas en casos de lesiones musculares, fatiga muscular, contracciones musculares y recuperación tras un esfuerzo físico prolongado. ¡Los vendajes térmicos (no los vendajes fríos) pueden causar que sientas más calor en la zona afectada, lo cual no es recomendable!

 

Y ahora que sabes todo esto, ¿de verdad vas a dejar que la fatiga muscular pueda contigo?